¿Qué le diría a una futura ingeniera? - NewsRoom AT&T

Blog de Ejecutivos

Regresar

¿Qué le diría a una futura ingeniera?

Blanca Chávez - Vicepresidenta Adjunta de Operaciones Regionales, AT&T en México.

Compartir:

Siempre fui muy curiosa. De niña me gustaba tanto desarmar cosas que fui “chalana” de mi abuelo y de mi papá para ayudarles a arreglar sus coches y llegué a convertir una licuadora en barco dándole otro uso a las piezas.

 

Recordar lo maravillada que estaba al ver trabajar los bulbos de la televisión en blanco y negro que tenía en casa, hizo que quisiera reconocer ese entusiasmo en otras niñas. La oportunidad de lograrlo fue a través del programa de  voluntariado organizado por AT&T en el Club de Niños y Niñas del Estado de México.

 

Ubicado en la zona donde colindan los municipios de Tecámac y Ecatepec, cuyas cifras en rezago educativo y violencia de género son alarmantes, el club funciona como un espacio seguro que brinda herramientas para la mejorar la calidad de vida de sus integrantes.

 

Supe que quería ser ingeniera cuando estaba en la secundaria y el hecho de que las niñas del club tengan entre 6 y 14 años, nos motivó a crear talleres relacionados con carreras de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas. ¡Fue la primera vez en mi vida que vi a tantas ingenieras reunidas con la intención de crear a la siguiente generación de mujeres STEM!

 

Cuando elegí esta carrera no sabía los retos a los que me enfrentaría pero, sabiendo lo que sé ahora, quise compartirles mi experiencia respondiendo a la pregunta: ¿qué le diría a una futura ingeniera?

 

1.     Los límites los pones tú.

Estudiar Ingeniería Electrónica no fue nada fácil para mí: éramos sólo 2 mujeres en la carrera en una época donde ni el bullying ni el acoso podían denunciarse. Luché contra un grupo de maestros que le pidieron mi baja al rector porque no querían mujeres en la facultad y aunque nunca fui una estudiante que sacara puro 10, nada de eso me detuvo.

 

Me gradué contra todo pronóstico porque estaba determinada a hacerlo. Aún cuando parecía que todo jugaba en mi contra, descubrí que el único límite que tenemos es el que nos ponemos nosotros mismos.

 

2.    Tú defines a tu profesión, no al revés.

Puedes usar botas y casco y usar un tutu y bailar ballet son cosas que no se oponen, yo practiqué ballet hasta que cumplí 30 años y eso nunca estuvo peleado con mi carrera. Esa es parte de mi historia.

 

La ingeniería implica matemáticas aplicadas y creatividad: es tanto técnica como arte. ¡Por eso es importante romper paradigmas! Tu carrera y vida profesional serán resultado de lo que tú deposites en ellas.

 

3.    Ayudar nos enriquece.

Toda ingeniera tiene el compromiso de ayudar a romper la brecha de género. Es por eso que programas de voluntariado como el de AT&T en el Club de Niños y Niñas, donde se enseñan las bondades de la carrera mediante juegos, son fundamentables para conectarnos con las nuevas generaciones.

 

Tenemos la oportunidad de promover la educación para que, a través de ella, niñas en situaciones vulnerables transformen su realidad y contribuyan a resolver algunos de los desafíos a los que se enfrentará nuestro país en un futuro.

 

Mi generación se enfrentó con varios obstáculos al haber elegido estudiar “carreras para hombres”, pero esas historias no tienen que repetirse. Hoy tenemos la oportunidad de lograr que más niñas mexicanas se animen a ser las mujeres STEM del mañana.

imagen Blanca Chávez

Blanca Chávez

Vicepresidenta Adjunta de Operaciones Regionales

AT&T en México