19 de septiembre: Cuando la comunicación móvil nos unió - NewsRoom AT&T

Noticia de Corporativas

Regresar

19 de septiembre: Cuando la comunicación móvil nos unió

Compartir:

La próxima vez que llames o escribas a un ser querido desde tu celular en un momento crítico, pensarás en personas como Jorge Díaz.

 

Para este ingeniero con 19 años de servicio, el 19 de septiembre de 2017 comenzó como cualquier otro día. Se encontraba en el Centro de Trabajo Agrícola Oriental de AT&T –ubicado en la delegación Iztacalco– cuando se percató del movimiento telúrico.

 

Mientras evacuaba el lugar para llegar a un espacio seguro, lo único que ocupaba la mente de Jorge era su hijo.

 

Después de que el movimiento cesó se dio cuenta que podía escribirle a Kevin. El alivio de saberlo a salvo –el sismo lo había alcanzado en casa antes de entrar al turno vespertino de la escuela–se vio nublado al ver la desesperación de otras personas a su alrededor que no podían comunicarse con sus seres queridos.

 

“Eso fue todo lo que necesité para respirar profundo, unirme a mis compañeros y concentrarme en el trabajo”, recuerda.

 

Jorge es parte del Departamento de Operaciones de Campo y se dedica a dar mantenimiento a la infraestructura de la red celular en Chimalhuacán y Nezahualcóyotl.

 

Ante una contingencia Jorge, junto con los más de 2 mil ingenieros que colaboran en AT&T en México, son responsables de mantener la red en funcionamiento. Sin importar la hora, el día o el clima.

 

Con notificaciones de los lugares específicos que presentaban fallas ese 19 de septiembre, Jorge y sus compañeros supieron que era hora de activar el protocolo de contingencia para monitorear la red y los equipos de comunicación a través del NOC (Network Operation Center) de AT&T.

 

Armados con un celular, un vehículo, un generador eléctrico y un kit de herramientas para dirigirse a las zonas afectadas, sus sentidos fueron inundados al apenas llegar. El daño en inmuebles y espacios públicos, así como el miedo y la desesperación de las personas, los ayudó a mantener la entereza para saber que su labor ayudaría a proveer a la comunidad de la conectividad que tanto necesitaba.

 

“Nos tomó varias horas restablecer la red y no hubo tiempo para descansar, pero tener en mente a todas las familias que necesitaban comunicarse con sus seres queridos nos mantuvo fuertes”, relata este ingeniero.  

La necesidad de suministrar energía eléctrica a aquellos lugares que carecían de ella debido a la magnitud del evento no fue nada sencillo. Fue necesario cargar un generador entre varias personas y atravesar lugares a los que no se podía acceder con un vehículo. “Fue un momento de mucha unión, esfuerzo y trabajo en equipo. Cientos de ingenieros redoblamos esfuerzos para que nuestra red se mantuviera estable y disponible”.

 

El trabajo del equipo de AT&T en México durante la contingencia, dio como resultado:  

·       El despliegue de estaciones de recarga, routers y MiFis en centros de acopio, hospitales y espacios públicos.

·       La suspensión de cargos a usuarios por llamadas, mensajes y uso de datos del 19 al 23 de septiembre.

·       El restablecimiento del 98% de nuestra red a tan solo 3 días del evento.

 

“Creo firmemente que mi trabajo marca una diferencia. Soy parte del equipo que hace posible una llamada telefónica, videollamada o mensaje para que una persona sepa que su ser querido está bien, y eso me llena de orgullo”, concluye Jorge.